Saltar al contenido
Mundo sostenible

Adaptar las duras lecciones del coronavirus a la crisis de biodiversidad

6 mayo 2020

Asistí a una de las tres principales reuniones de planificación de biodiversidad este febrero, originalmente programada para China, pero cambiada a Roma. El día en que llegué, hubo tres casos del coronavirus COVID-19 en el norte de Italia. Dos días después fueron 21, y cinco días después fueron 229. Me fui el quinto día, sin siquiera asistir al taller primario. Un colega se burló de mí, y me preocupaba haber reaccionado de forma exagerada. Desde mi entrenamiento inicial en salud pública, sospeché que esto no era solo una ola distante, sino un tsunami imparable que pronto impactaría el mundo. Unas pocas semanas después, la magnitud de este tsunami se hizo evidente, una crisis que ocurre una vez en un siglo y amenaza con acabar con todas las sociedades del mundo.

Se suponía que este año sería un “Super Año para la Naturaleza”, con varias reuniones mundiales: un Congreso Mundial de la Conservación, una Conferencia de la ONU sobre los Océanos y una Cumbre de la ONU sobre la Naturaleza, las cuales culminarían en una conferencia mundial sobre biodiversidad que acordaría un ‘Marco de Biodiversidad Post-2020’ de una década de duración. Se suponía que este sería el año en que se lanzaría la Década de la Restauración, y que finalmente reconocería las soluciones basadas en la naturaleza en las negociaciones climáticas. Pero la COVID-19 tenía otros planes. Debemos aprender y adaptarnos más rápido que nunca, y el virus tiene lecciones que se aplican a las crisis mundiales de pérdida de biodiversidad.

Exponiendo debilidades sociales

Los sistemas complejos e interconectados son tan vulnerables como sus eslabones más débiles. La COVID-19 ha expuesto las debilidades sociales en todo el mundo: en la atención médica, la falta de vivienda y la desigualdad. Para obtener equipos vitales, los sistemas de atención médica dependen de cadenas de suministro mundiales vulnerables. Tuve el lujo de regresar de Roma temprano para comprar modestas provisiones y prepararme, pero el 80% de la humanidad vive con menos de 10 dólares al día y enfrentará esta pandemia sin ninguna red de contención social o económica. Estas debilidades exacerban, y se ven exacerbadas por, una pandemia global.

El cambio puede ser complejo e impredecible. Mientras observaba cómo aumentaba el número de casos en Roma, estaba claro que se trataba de una curva de crecimiento exponencial, un patrón que tendemos a subestimar drásticamente. También estaba claro que hay momentos críticos; las acciones tempranas tienen beneficios exponenciales, las acciones tardías son exponencialmente más difíciles y las acciones más allá del punto de no retorno pueden tener poco o ningún beneficio. Nuestras respuestas al cambio deben ser inteligentes y proactivas. Los países con medidas fuertes y tempranas para realizar pruebas y aislamientos con el fin de “aplanar la curva” de la pandemia están registrando las tasas de mortalidad más bajas. Una respuesta a tiempo lo es todo.

El ritmo y el grado de cambio transformador pueden sorprendernos. Los poderosos intereses comerciales habituales quieren mantener el statu quo, pero una crisis desafía estas dinámicas. Las acciones que ayer parecían imposibles, hoy parecen posibles, y mañana pueden parecer inevitables. Un cierre similar a Wuhan parecía imposible en Italia, un cierre similar a Italia parecía imposible en Nueva York. Ahora los cierres parecen inevitables en ciudades de todo el mundo.

¿Cómo podemos aplicar estas lecciones a la biodiversidad?

  1. Creando una red de contención planetaria basada en la naturaleza a través del fortalecimiento de los eslabones más débiles en nuestros sistemas globales

La naturaleza y nuestros sistemas económicos están inextricablemente entrelazados. Nuestro sistema alimentario global, por ejemplo, es vulnerable a la pérdida de biodiversidad: si desaparecen los polinizadores, entonces también el 35% de nuestros cultivos globales. Con un millón de especies en riesgo de extinción, incluidos los polinizadores, debemos reforzar los ecosistemas naturales como una red de contención planetaria para la humanidad.

  1. Buscando soluciones que resuelvan desafíos complejos y multidimensionales

Debemos ser lo más eficientes posible para resolver simultáneamente desafíos multidimensionales en la naturaleza y en el desarrollo. Hay una creciente demanda de planes de rescate de la COVID-19 que sean ecológicos. Un buen comienzo sería comprometerse con inversiones masivas e inclusivas en agroforestería, agricultura regenerativa, restauración de manglares y más. Tales soluciones ayudan a detener nuestra crisis de biodiversidad, mitigar más de un tercio de los gases de efecto invernadero, prevenir desastres y amortiguar a las más de dos mil millones de personas en la pobreza que dependen directamente de la naturaleza para su sustento.

  1. Comprometiéndose a la acción ahora

Debemos estar dispuestos a tomar medidas inteligentes y estratégicas. Esto significa desafiar el status quo y los poderosos intereses que resistirán el cambio. Debemos escuchar a la ciencia, comprender y evitar los momentos críticos de la naturaleza. Esto significa usar los mejores datos espaciales disponibles para tomar decisiones informadas sobre el uso de la tierra. Al igual que con la COVID-19, tomar medidas para prevenir la extinción de especies y el colapso ecológico es en gran medida una cuestión de tiempo. Me preguntaba si había reaccionado de forma exagerada al salir de Italia demasiado pronto, hasta que leí que “todo lo que haces antes de una pandemia parece exagerado, y todo lo que haces después parece demasiado poco, demasiado tarde”. Lo que está en juego para la humanidad nunca ha sido tan importante, y ahora es el momento de actuar.

  1. Diseñando un audaz Plan Marshall para la naturaleza

Debemos actuar en conjunto para resolver nuestra crisis de biodiversidad mediante la elaboración de un plan audaz, coordinado e integral. El borrador del marco de biodiversidad post-2020 no es lo suficientemente transformador como para cambiar la trayectoria de la pérdida de biodiversidad. Es hora de un Plan Marshall para la naturaleza, uno que invierta lo suficiente en la protección, restauración y gestión sostenible de la biodiversidad, y que reposicione la naturaleza en el corazón del desarrollo sostenible. Hacer menos que esto es sucumbir a una crisis lenta que eventualmente tendrá muchas más consecuencias para la humanidad que la pandemia de COVID-19.

Como casi todo lo demás, los eventos de biodiversidad de este año se han pospuesto en gran medida, muchos hasta el próximo año. Sin embargo, si podemos aprender lecciones difíciles de la COVID-19 y aplicarlas a la crisis existencial de pérdida de biodiversidad a medida que nos acercamos a la recuperación, 2020 podría resultar ser un ‘Super Año’ para la naturaleza después de todo.

Fuente: www.undp.org

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram