Saltar al contenido
Mundo sostenible

Muerte silenciosa ¿sabemos lo que comemos los latinoamericanos?

11 septiembre 2020

La gran mayoría de países latinoamericanos cuentan con una rica cultura gastronómica debido a la variedad de cultivos que se desarrollan en nuestra región, principalmente por las condiciones climáticas que favorecen su desarrollo. Pero las preguntas obligatorias que debemos plantearnos son las siguientes: ¿qué sabemos de la calidad de estos productos, que son la base de nuestra gastronomía? Y, en segundo lugar, ¿Sabemos cómo se producen?

Líneas abajo presentamos las respuestas:

  • En la última década, América Latina encabeza junto a Estados Unidos, el mayor consumo mundial de agrotóxicos, muy usados en los cultivos de transgénicos como la soja o el algodón. Brasil y Argentina lideran las estadísticas latinoamericanas.
  • En 12 países de América Latina y del Caribe, el envenenamiento por productos químicos, sobre todo pesticidas y plomo, causan el 15% de las enfermedades registradas, según la Organización Panamericana de Salud.

Un ejemplo es lo reportado últimamente en Perú, donde se han encontraron distintos residuos de pesticidas en frutas y hortalizas que se comercializan en los mercados de Lima. Entre los productos encontrados está el Metamidofos, cuyo uso está restringido a nivel mundial y en Perú, desde el año 2016. Lo preocupante es el Límite Máximo de Residuos (LMR)  que ha excedido hasta en 2000% veces la concentración permitida. (Fuente: CEIMIC Perú)

Fuente: CEIMIC Perú.

Estos niveles encontrados, causan una toxicidad crónica (muerte silenciosa), que no es otra cosa que el consumo de dietas alimenticias preparadas con dosis variadas del producto tóxico, para investigar los niveles de riesgo del plaguicida, mediante su administración repetida a lo largo del tiempo, se mide el impacto de estos compuestos en el cuerpo humano.Las alteraciones más importantes a considerar son: problemas reproductivos,cáncer, trastornos del sistema neurológico,efectos sobre el sistema inmunológico y alteraciones del sistema endocrino.

Tomemos conciencia y exijamos a nuestras autoridades e instituciones responsables un mejor control, ¿Cómo es posible que un producto prohibido desde el 2016 se siga usando? ¿Por qué no se está regulando esta situación y sancionando a las empresas responsables de la venta y distribución de estos químicos?  Como consumidores debemos tomar conciencia y empezar a cuidar todo aquello que forma parte de nuestra alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram